¿Qué es la Conjuntivitis?

La conjuntivitis, también conocida como “ojo rojo”, es una enfermedad de los ojos especialmente común en los niños. Hay varios tipos de conjuntivitis y algunos de ellos pueden ser muy contagiosos. Se pueden contraer tanto en la escuelas como en casa.

La conjuntivitis es una inflamación o infección de la conjuntiva, que es una membrana transparente que recubre el interior del párpado y la parte blanca del ojo. Si se trata de una infección, puede ser bacteriana o viral. Si es una inflamación, también podría ser causada por una reacción alérgica a algún irritante en el aire como el humo u otra forma de contaminación, el polen, los cosméticos o el cloro de una alberca o piscina.

De hecho, las personas que sufren de alergias estacionales son más propensos a la conjuntivitis.

Es importante recordar que la conjuntivitis en sí es una infección sin gran trascendencia pero que puede volverse un problema más serio y afectar a uno o ambos ojos.

Algunos de los síntomas de la conjuntivitis son:

  • Una sensación como de tener arena en el ojo

  • Una sensación de picazón o de ardor en el ojo

  • Lagrimeo excesivo

  • Una secreción del ojo o los ojos

  • Párpados hinchados

  • Enrojecimiento en la parte blanca del ojo

  • Un aumento en la sensibilidad a la luz

Si notas estos síntomas, consulta a tu oftalmólogo u optometrista. Te hará un examen de los ojos para determinar si se trata de conjuntivitis y determinar el tratamiento a seguir.

Si te diagnosticaron conjuntivitis, es importante que mantengas una buena higiene para evitar contagiar a los demás. Debes seguir estos sencillos pasos:

  • No te toques ni te frotes los ojos.

  • Lávate las manos frecuentemente con agua caliente y jabón.

  • Cambia tus toallas cada día y no las compartas.

  • Tira tus cosméticos para los ojos, especialmente tu rimel. ¡Si tienes conjuntivitis, están infectados!

  • Nunca compartas tus cosméticos, tus gotas para los ojos o los líquidos para tus lentes de contacto.

  • Asegúrate de desinfectar correctamente tus lentes de contacto.

Pero lo más importante es mantener la calma. Si sigues las instrucciones de tu médico, tus ojos pronto regresarán a su estado normal de blancura y comodidad.

Fuente: Vida y Salud

Buscar por Tags
Las más leídas
Integrated Lens Technology logo

© 2017 by Integrated Lens Technology