Los 3 problemas visuales más frecuentes en niños

Una buena visión desde la infancia, respaldada por un buen control de salud, garantiza una excelente calidad de vida. Sin embargo, la genética a veces juega un papel perjudicial y no ayuda en el proceso, por lo que algunos niños sufren problemas de visión, incluso desde el nacimiento.

Échale ojo a estos síntomas de alarma y revisa periódicamente la evolución en los niños.

  1. Problemas de refracción:

Comencemos por entender: por problemas de refracción entendemos el astigmatismo, miopía e hipermetropía. Estos afectan al rededor del 20% de los niños.

Síntomas de miopía en niños:

  • Entrecierran los ojos para enfocar a distancia.

  • Prefieren actividades para ver de cerca.

  • Acercan los objetos para verlos: ven la televisión más cerca.

  • Dolores de cabeza frecuentes.

Síntomas de hipermetropía:

  • Dolor de cabeza al realizar actividades de visión cercana.

  • Enrojecimiento.

  • Cansancio ocular.

  • Inclinación de la cabeza hacia atrás.

  • Imposibilidad de enfocar.

  • Estrabismo.

La hipermetropía tiende a ser fisiológica, por lo que la mayoría de niños la sufre desde que nace; sin embargo va desapareciendo a medida el ojo va creciendo, pero en muchos casos puede persistir toda la vida.

¡Ten cuidado!

Si se trata de una hipermetropía elevada no corregida, puede terminar en ambliopía o estrabismo.

2. Síntomas de alarma del ojo vago:

Conocida como ambliopía u ojo vago, afecta a casi un 2-5% de la población y es una de las causas más comunes de pérdida de visión en el mundo.

Debes estar alerta si el niño es prematuro o hay antecedentes de ojo vago en la familia, problemas de refracción o retina. Aunque suele ser asintomático, algunos síntomas son:

  • Dolores de cabeza.

  • Cuando el niño ya sabe leer se salta palabras o confunde letras.

3. Síntomas de mala alineación de los ojos:

Conocido como estrabismo, afecta entre un 3% a 6% de la población. Es importante diagnosticarlo a tiempo pues con un tratamiento adecuado puede corregirse, mientras que en edad adulta es casi imposible.

Algunos signos para detectar:

  • Mala alineación de los ojos.

  • Los ojos no se mueven hacia la misma dirección.

  • Inclinación de la cabeza hacia un lado para mirar puntos concretos.

  • Se frota los ojos habitualmente.

  • El niño tuerce o cierra un ojo para enfocar.

Buscar por Tags
Las más leídas
Integrated Lens Technology logo

© 2017 by Integrated Lens Technology